APLICACIONES DE LAS CERÁMICAS ALTER-ENTORN

Las cerámicas alter-entorn activan las propiedades naturales del agua haciendo que sea más beneficiosa, para utilizarla para diferentes finalidades: consumo humano, riego, mantenimiento de electrodomésticos, piscinas, etc.

 

El agua es indispensable para muchas de nuestras actividades diarias. A menudo no le damos la importancia que realmente tiene, ya que es un recurso escaso, y no prestamos suficiente atención a su calidad. Realmente el agua tiene un contacto muy directo con las personas (bebemos agua, nos duchamos, regamos las plantas que después nos vamos a comer, etc.)  y puede afectar gravemente nuestra salud sino es de calidad.

A pesar de tratarse de agua potable, incluso comercializada, en muchos casos se han perdido la mayoría de sus propiedades y puede adquirir sustancias nocivas durante su conservación, por ejemplo, dentro de una botella de plástico. Por eso, las cerámicas alter-entorn, tan la gris como la rosa pueden ser una solución para disponer siempre de agua de calidad.

Describiremos algunos de sus usos principales:

  1. Para el agua de consumo humano y animal: la cerámica se puede introducir en jarras, teteras eléctricas, depósitos de cafeteras, olla donde se hierven verduras o arroz, recipientes para beber de los animales, etc. Sólo debe evitarse el uso en recipientes metálicos ya que podría contaminar el agua con metales tóxicos. La cantidad recomendada es de unas veinte piezas por cada litro de agua. Pasadas unas dos horas, la cerámica ya habrá hecho su efecto. Si se mantiene un cuarto de litro de la primera vez, y se rellena con más agua sin tratar, se podrá consumir en una hora.
  2. Para regar las plantas: la cerámica puede depositarse dentro de la regadera con la que vamos a regar nuestras plantas, también unas veinte piezas por litro de agua. Cuando una pieza de cerámica se rompe, se puede introducir directamente en la tierra y le aportará sus beneficios. Mejora la calidad del suelo acelerando la fermentación, inhibe la propagación de hongos patógenos, mejora la fertilidad y el crecimiento, refuerza las defensas naturales de las plantas, entre otros.
  3. En el lavavajillas y la lavadora: la cerámica se introduce en el electrodoméstico correspondiente, dentro de una bolsa de ropa cerrada para evitar que se rompan las piezas. Se tienen que poner unas cincuenta piezas en cada aparato. En el caso del lavavajillas, puede ponerse en el compartimento de los cubiertos y en el caso de la lavadora, tiene que ponerse dentro del tambor. En los dos casos, se podrá reducir el consumo de detergente. Sirve para quitar la cal que se puede ir acumulando, y hacer así que el aparato esté más limpio y dure más tiempo.
  4. Mantenimiento de piscinas, balsas y acuarios: facilitan la limpieza de estos espacios ya que los mantienen sin acumulaciones de cal, oxido, etc. Harán que no se tenga que cambiar el agua tan a menudo y mejoraran la calidad de vida de los animales y plantas que viven allí. La cantidad recomendada es de un quilo de cerámica por cada 10 litros de agua.
  5. En los jarrones con ramos de flores o hierbas frescas para cocinar: poner cuatro o cinco piezas de cerámica en el agua estancada de un vaso o un jarrón dónde pongamos flores de decoración o hierbas que queramos utilizar frescas, como por ejemplo las rosas de Sant Jordi, el perejil para los guisos o la menta para el olor o decoración. Hace que las plantas se conserven mucho más tiempo.
  6. Para limpiar frutas y verduras frescas: ponemos los alimentos en remojo dentro de un recipiente con agua y unas veinte piezas por litro de agua. Los alimentos quedarán más frescos y puros, además se mantendrán durante más tiempo.
  7. En la bañera y en la cisterna del inodoro: reducirá la cal y la suciedad para un buen mantenimiento, y utilizar así, menos productos con sustancias tóxicas como los desinfectantes. De la misma forma que con el lavavajillas o la lavadora, se tendrán que introducir unas cincuenta piezas dentro de una bolsa de ropa.
  8. Mantenimiento de tuberías, sistemas de riego y filtros: evita las acumulaciones de cal y consigue un efecto óptimo si se combina con el uso regular de los limpiadores alter-entorn. Se deben poner unos dos quilos en cada entrada de agua, en los depósitos que aparecen en la fotografía.

Además de todos los beneficios que hemos descrito hasta ahora, se debe destacar que las piezas cerámicas tienen una vida muy larga, cuesta años que se descompongan. Por tanto, una vez puestas en el recipiente no se tendrán que cambiar hasta mucho tiempo después.